La integración del sector agrícola de Latinoamérica

Ante los ya notables y evidentes daños económicos generados por la pandemia del virus COVID-19 en el mundo y en nuestra región. Hoy más que nunca, será necesario apostar por una política de cooperación internacional entre los actores clave del sector agrícola de Latinoamérica.

Darinel Herrera, Representante de la OLAJ en el Reino de los Países Bajos

El trabajo conjunto y el desarrollo de nuevos acuerdos y tratados comerciales que impulsen la complementariedad de las cadenas logísticas y productivas a nivel región, serán el camino para asegurar la sostenibilidad de nuestros alimentos y la regularidad de nuestras exportaciones hacia el mercado internacional.

El coronavirus no solo ha dejado una huella profunda e irreversible en la economía y en el comercio mundial. Sino además, está provocando y/o  acelerando la reconfiguración de los bloques económicos y la desglobalización de las relaciones comerciales internacionales.  

Por esta razón, será necesario re definir a la brevedad, una agenda común con necesidades compartidas. Una agenda regional que atienda los intereses y necesidades de América Latina y el Caribe. Así como las prioridades de sus principales socios comerciales internacionales.

Desde mi perspectiva, esta nueva agenda de cooperación regional e internacional debe abordar por lo menos cuatro ejes esenciales que aseguren las solidez del ecosistema agroalimentario latinoamericano.

Los cuales cito a continuación:

  • Apertura comercial e impulso de los productos agrícolas latinoamericanos en el mercado internacional. A través de una mayor flexibilidad regulatoria, compromiso y fidelidad comercial por parte del mercado internacional y de los socios comerciales.
  • Inversión en la profesionalización y tecnificación del campo. A través de estímulos fiscales, acceso a capitales y fondos de inversión que permitan la automatización y estandarización de los procesos productivos del sector agrícola latinoamericano.
  • Cooperación internacional interregional.  A través de acuerdos y objetivos internacionales  que permitan a latinoamérica y a otras regiones económicas del mundo, generar soluciones conjuntas en pro de la sostenibilidad de la agricultura y de las relaciones comerciales.
  •  Transferencia efectiva del conocimiento y sostenibilidad agrícola . A través de la colaboración con empresas, gobiernos y universidades posicionadas globalmente como líderes en desarrollo e innovación agrícola (como Israel y Los Países Bajos).

Un nuevo modelo de colaboración y transferencia de conocimiento que nos permitan como región, aprender, adaptar e implementar técnicas productivas sostenibles, trazables y amigables con el medio ambiente, apoyadas en la tecnología.

La historia nos ha enseñando que los esfuerzos individuales no producen buenos resultados a largo plazo, y que a pesar de nuestras diferencias culturales,  la cooperación internacional y nuestra integración como región, seguirán siendo el mejor camino para Latinoamérica.

* Darinel Herrera Representante de la OLAJ (Organización Latino Americana de Agroempresarios Jóvenes) ante el Reino de Los Países Bajos

Reproducir el articulo